SXS Medioambiente forma parte de la Multinacional Inglesa SPIRAX SARCO SAU y es líder en el suministro de equipos y sistemas para la medida, análisis y control industrial, asi como en el control medioambiental.

Más de 40 años avalan la experiencia de nuestro departamento técnico/comercial proporcionando en cada momento las mejores soluciones técnicas presentes en el mercado.

Toda esta experiencia acumulada es fruto de la confianza depositada por nuestros clientes no tan solo por el buen resultado de los sistemas o equipos suministrados sino también por la calidad del asesoramiento de nuestros técnicos en un mercado en constante evolución como e el nuestro.

Precisamente esta constante evolución y actualización de nuestros productos permiten que podamos ofrecerles una amplia gama de soluciones  para poder ser aplicados e instalados en diversos sectores industriales

DETECCIÓN EN AMBIENTES COMPLEJOS CON UN MONITOR DE 4 GASES

DETECCIÓN EN AMBIENTES COMPLEJOS CON UN MONITOR DE 4 GASES - SXS
Logo marca

DETECCIÓN EN AMBIENTES COMPLEJOS CON UN MONITOR DE 4 GASES

DETECCIÓN EN AMBIENTES COMPLEJOS CON UN MONITOR DE 4 GASES

Al enfrentarnos a peligros desconocidos en el ambiente, que son invisibles para los sentidos humanos, un detector de gas es la primera línea de defensa para la seguridad de los trabajadores. Un detector portátil de gas es frecuentemente parte de los equipos de protección individual (EPI) diseñados para mantener seguros a los trabajadores. Un monitor de cuatro gases proporciona una gran cobertura en cuanto a detección de gases cuando se trabaja en ambientes complejos, donde hay riesgo de lesión, enfermedad o muerte por gases potencialmente tóxicos o explosivos en el ambiente.

POR QUÉ ELEGIR UN DETECTOR DE CUATRO GASES EN VEZ DE UNO DE UN SOLO GAS?

Los peligros por exposición a gas pueden ser clasificados en tres categoría: tóxico, asfixiante y combustible. Los detectores de cuatro gases están configurados con sensores dirigidos a cada uno de esos escenarios. Por ejemplo, en la industria de la energía, los gases ácidos presentan un riesgo significante de exposición a sulfuro de hidrógeno (SH2) por parte de los trabajadores. Muchos negocios complementan la medición del SH2 con gases combustibles, oxígeno y monóxido de carbono. Los sensores de gases combustibles son una adición inteligente en localizaciones donde el gas natural está presente con SH2, dirigiendo la detección a una atmósfera potencialmente explosiva. Todos necesitamos oxígeno para respirar, y este puede ser desplazado por otros gases, causando un déficit del mismo. Y un poco más allá, una combustión incompleta puede generar monóxido de carbono (CO), un gas que causa asfixia.

EL G7 ES UN DETECTOR DE GASES LÍDER EN EL MERCADO

Un detector multigás de 4 canales es una buena inversión para muchas industrias y aplicaciones. El sistema de detección de gas con conectividad incorporada del Blackline G7 proporciona una personalización adaptable a cada escenario de trabajo posible.

El G7 con su cartucho de cuatro gases es un monitor altamente configurable compatible con un rango de sensores de gas incluyendo los de gases combustibles, sulfuro de hidrógeno, monóxido de carbono y oxígeno. Blackline está trabajando en el desarrollo de la expansión del rango de sensores compatibles.

PELIGROS A LA VISTA

Los sensores de oxigeno alertan de ambientes enriquecidos o empobrecidos en cuanto a su nivel de oxígeno. El enriquecimiento de oxígeno (más del 23.5%) ocurre cuando las concentraciones de oxígenos exceden las del aire limpio, potencialmente aumentando el riesgo de combustión de gases inflamables. Un ambiente deficiente en oxígeno (menos del 19.5%) presentan un peligro de asfixia y pueden causar impacto en el sistema respiratorio humano en cuestión de segundos. Otros gases, tóxicos o no, pueden desplazar el oxígeno, creando una atmósfera peligrosa que puede alterar la respiración del trabajador.

Los gases combustibles suponen un riesgo de explosión. Los sensores LEL detectan la concentración de gases inflamables o explosivos y alertan al usuario si el nivel supera la concentración pre-configurada por encima del límite inferior de explosividad (LEL), mucho antes de que la potencial explosión ocurra.

Los gases tóxicos frecuentemente actúan rápidamente y, dependiendo de la concentración, pueden causar un impacto en el cuerpo inmediato o un riesgo a largo plazo. Los sensores electroquímicos, como los de monóxido de carbono (CO) y sulfuro de hidrógeno (SH2) alertan mucho antes de que los niveles de estos gases tóxicos alcancen concentraciones peligrosas.

LOS SENSORES DEL MONITOR DE 4 GASES G7 DE BLACKLINE

El G7 soporta tres tipos principales de sensores de gas que permiten la medida de gases tóxicos, asfixiantes y combustibles.

SENSORES ELECTROQUÍMICOS

  • Sulfuro de hidrógeno, monóxido de carbono (con bomba)
  • Mide los límites de exposición a corto plazo (STELs) y el promedio ponderado en el tiempo (TWAs)

SENSORES CATALÍTICOS (PELLISTOR)

  • Detecta gases combustibles a través de una oxidación controlada
  • No funciona correctamente en ambientes donde el O2 se haya agotado
  • Mide en un rango de 0 a 100% LEL
  • Podría no dar una lectura por encima del 100% LEL

INFRARROJOS

  • Detecta gases combustibles a través de la absorción infrarroja
  • No requiere O2 para funcionar correctamente
  • Mide en un rango de 0 a 100% LEL