SXS Medioambiente forma parte de la Multinacional Inglesa SPIRAX SARCO SAU y es líder en el suministro de equipos y sistemas para la medida, análisis y control industrial, asi como en el control medioambiental.

Más de 40 años avalan la experiencia de nuestro departamento técnico/comercial proporcionando en cada momento las mejores soluciones técnicas presentes en el mercado.

Toda esta experiencia acumulada es fruto de la confianza depositada por nuestros clientes no tan solo por el buen resultado de los sistemas o equipos suministrados sino también por la calidad del asesoramiento de nuestros técnicos en un mercado en constante evolución como e el nuestro.

Precisamente esta constante evolución y actualización de nuestros productos permiten que podamos ofrecerles una amplia gama de soluciones  para poder ser aplicados e instalados en diversos sectores industriales

GAS SH2 - LO QUE NECESITAS SABER SOBRE EL SULFURO DE HIDROGENO

GAS SH2 - LO QUE NECESITAS SABER SOBRE EL SULFURO DE HIDROGENO - SXS
Logo marca

GAS SH2 - LO QUE NECESITAS SABER SOBRE EL SULFURO DE HIDROGENO

¿QUE ES EL GAS SH2?

El sulfuro de hidrógeno (SH2) es un gas frecuentemente encontrado durante la perforación y producción de petróleo crudo y gas natural, además de en plantas de tratamiento de aguas o alcantarillado. El gas es el producto de la descomposición de materia orgánica en ausencia de oxígeno. Incoloro, inflamable, venenoso y corrosivo, se nota la presencia del SH2 por su olor a huevos podridos. Con una toxicidad similar a la del monóxido de carbono, que impide la respiración celular, la monitorización y detección temprana del SH2 puede significar la diferencia entre la vida y la muerte.

IMPACTO EN LA SEGURIDAD (A CORTO PLAZO)

El gas es una amenaza silenciosa, frecuentemente invisible a los sentidos humanos. La inhalación es la ruta primaria de exposición al sulfuro de hidrógeno. A pesar de que puede ser olido por las personas a bajas concentraciones, la exposición contínua aún a bajas concentraciones de SH2 mata rápidamente el sentido del olfato (insensibilización olfativa). La exposición a altas concentraciones del gas pueden matar el sentido del olfato de forma instantánea. A pesar de que el olor del SH2 es característico, el olfato no es un indicador dependiente de la presencia de SH2 o del incremento de su concentración.

El SH2 irrita las membranas mucosas del cuerpo y el tracto respiratorio, entre otros efectos. Tras la exposición, los síntomas a corto plazo, o agudos, pueden incluir el dolor de cabeza, náuseas, convulsiones y irritación de piel y ojos. El daño el sistema nervioso central puede ser instantáneo y muy serio tras una exposición. A altas concentraciones, tan sólo unas pocas respiraciones pueden inducir inconsciencia, coma, parálisis respiratoria, convulsiones y incluso la muerte.

IMPACTO EN LA SALUD (A LARGO PLAZO)

Aquellos que tengan una exposición prolongada a niveles altos de SH2 lo suficientemente altos para producir inconsciencia puede conducir a sufrir dolores de cabeza, déficit de atención y funciones motoras reducidas. Los efectos pulmonares de la exposición al SH2 pueden no ser aparentes hasta 72 horas después de la desaparición del ambiente afectado. Un edema pulmonar retrasado, consecuencia de un exceso de fluido en los pulmones, puede también suceder después de una exposición a altas concentraciones.

El SH2 no se acumula en el cuerpo, pero una exposición repetida y prolongada a niveles moderados puede provocar una baja presión sanguínea, dolor de cabeza y pérdida de apetito y peso. Las exposiciones prolongadas a bajos niveles pueden provocar dolorosos sarpullidos en la piel y ojos irritados. La exposición repetida en el tiempo a altos niveles de SH2 puede provocar convulsiones, coma, daños cerebrales y de corazón e incluso la muerte.

IMPACTO EN INSTALACIONES

Al ser más pesado que el aire, el SH2 se acumula en areas de baja altura y espacios pobremente ventilados. En aplicaciones petrolíferas y de gas, los gases ácidos (productos que contienen SH2) en presencia del aire y humedad puede formar ácido sulfúrico, capaz de provocar la corrosión de metales. El equipamiento de las instalaciones, incluyendo la superfícies internas de varios componentes, ve reducida su durabilidad y resistencia a los impactos, potencialmente llevando a fallos prematuros.

DETECCIÓN DEL SH2

El sulfuro de hidrógeno es un veneno de rápida actuación, que causa impacto en muchos de los sistemas en el cuerpo humano. Son necesarios sensores de gas personales para una detección temprana y alerta, dado que los sentidos del cuerpo no son indicadores fiables. Debería considerarse el uso de un detector de SH2 tal como el Blackline G7, para alertar en tiempo real a los trabajadores de una eventual exposición al SH2. Es importante que los dispositivos utilizados tengan una rápida respuesta y sean de robusta construcción para funcionar en ambientes adversos en los que el SH2 pueda aparecer. De forma adicional, dado que el SH2 puede dejar inconsciente a quien sea expuesto a él en un tiempo muy rápido a concentraciones altas, que el detector personal de gas tenga capacidad de conectividad, como el G7, es crucial.

El Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el trabajo (INSHT) define un VLA-ED (exposición diaria) de 5ppm y un VLA-EC (exposición corta) de 10ppm para el SH2, valores más restrictivos que los acordes a la OSHA, que indica los siguientes PELs (permissible exposure limits).

  • General Industry Ceiling Limit: 20 ppm
  • General Industry Peak Limit: 50 ppm (up to 10 minutes if no other exposure during shift)
  • Construction 8-hour Limit: 10 ppm
  • Shipyard 8-hour limit: 10 ppm

TRATAMIENTO

Aquellos que vean expuestos al gas SH2 deberían salir del ambiente tóxico de forma inmediata. Los equipos de rescate deben tener precaución al acercarse a víctimas que no puedan evacuar de forma independiente, para no ser dañados ellos mismos por una exposición al SH2. Se recomienda una protección respiratoria al entrar a un ambiente con SH2 dados los rápidos efectos del gas. No existen antídotos probados frente a un envenenamiento por SH2, pero los efectos secundarios y síntomas pueden ser tratados. En casos serios, puede ser necesaria la hospitalización. La ATSDR (Agency for Toxic Substances and Disease Registry) recomienda acudir a emergencias en caso de desarrollar los siguientes síntomas antes de 24 horas.

  • Tos y dificultad al respirar
  • Dolor en el pecho
  • Dolor de estómago, vómitos
  • Una rojez de piel, dolor o pus en el área de una quemadura

MÁS RECURSOS

Información del INSHT sobre el SH2

Información de la OSHA sobre el SH2